fbpx
El colchón ecológico orgánico es mucho más duradero que uno tradicional

¿Qué colchón ecológico orgánico comprar? Datos que debes saber para escoger tu eco-cama.

Pareciera más fácil escoger el piso que compraremos que nuestra cama perfecta.  Estamos de acuerdo, no es cuestión de dimensión sino de comodidad y salud. Seleccionar nuestra “zona zen” es un tema que depende de la posición en la que duermes, si duermes en pareja, las dolencias que “descansan” en tu colchón o el clima. Ahora bien, un colchón ecológico orgánico reúne todas las cualidades, pero ¿cuál es el indicado para ti?   

 

Existen diferentes tipos de colchones naturales en el mercado y cada uno se apega a ciertas exigencias; ahora, si quieres algo un poco más preciso, entonces ¡personalízalo! Las camas pueden ser de látex, viscoelásticas, muelles ensacados, para personas con sobrepeso o con problemas de sudoración; sin embargo, ¿qué ventajas tiene su materia prima y cómo debes combinarlas para viajar a tu confort?

¡Los más buscados! Materiales que pueden conformar el interior de un colchón ecológico orgánico:

– Viscoelastica: Es una espumación usada para quienes sufren dolores de espalda o problemas articulares. Su función principal es disminuir los puntos de presión y combatir las molestias cervicales o musculares, además mantiene la columna en línea recta. ¡Es el superhéroe de nuestra espalda! 

 

 Látex: ¿Te gusta una leve firmeza para descansar? ¡El látex es el indicado! Adicional a ello, el látex es un material fresco, elástico, aporta un buen rebote, es atérmico y, mágicamente, es adaptable a todo tipo de cuerpo. ¡Su efecto memoria te enamorará aún más!  

 

Recomendación Lobide: no es aconsejable comprar un colchón de látex únicamente, sino pedir uno combinado con planchas de distintos materiales para mejorar la distribución del peso. Por cierto, ¡evita instalarlo en climas húmedos! 

– Muelles en sacos de algodón: ideales descansar acompañado, gracias a la independencia de lecho, la perfecta distribución del peso y la disminución del efecto rebote. Ciertamente, ¡son capaces de rescatar tus sueños en pareja! ¡Están en contra de los divorcios nocturnos! 

 

– Espuma EvoDry: esta espuma es como el paraguas de tu colchón. Es una capa muy acertada para los colchones que se instalarán en ambientes húmedos o para personas sumamente calurosas, ya que tiene como principal virtud la circulación constante del aire entre sus células, sin darle tregua a la retención de líquido en tu cama. Son muy higiénicos y nada calurosos. 

 

– Aceite de soja: ¿Alguien habló de estar naturalmente relajado? ¡La soja es la perfecta definición de este confort! Este producto es terapéutico y muy saludable, pues es la sustitución de los derivados del petróleo (empleados en la elaboración de camas tradicionales). 

¡Así se escoge el colchón ecológico orgánico perfecto!

La materia prima es esencial para decantarte por un buen colchón, pero para conseguir el correcto, su estructura debe ser una combinación perfecta. Al tumbarnos sobre la cama, nuestro peso se distribuye de forma piramidal y esto es suficiente para saber que la ubicación de cada capa de espuma tiene una finalidad bastante estratégica.  

 

En Lobide, sabemos que la viscoelástica es adaptable y los puntos de liberación de presión de su espuma están ubicados a manera de pirámide, aunque su desventaja es que tienen una mínima capacidad de recuperar su forma. En este sentido, a los colchones viscoelástico le añadimos una fina capa de adaptabilidad y empuje para optimizar sus beneficios saludables. 

 

Otro ejemplo de un descanso confeccionado a tu comodidad es el de las camas de muelles ensacados que fabricamos en Lobide. Nadie se sacrifica para dormir directamente sobre las carcasas, así que, bajo nuestro criterio, agregamos a su última capa un ligero toque de viscoelástica, aunque también lo puedes pedir de látex o acolchado, dependiendo de tus gustos o necesidades. 

 

Si escoger va en función de tus preferencias dormilonas, entonces ¿cuál es tu concepto de descanso? La materia utilizada en cada núcleo del colchón ecológico orgánico Lobide es un aporte anti estrés y un cargador constante de vitalidad. Después de que alcances el confort es probable que repitas tu versión de La Bella (o el Bello) Durmiente en un colchón duradero, aunque lo malo es que cada mañana tendrás que interrumpir el sueño profundo. 

En Lobide aplicamos relax en los materiales que empleamos y preparamos pequeñas pócimas de satisfacción semanales para tus sueños, a esto le llamamos blogpost. ¡No te pierdas nuestros contenidos y adáptalos a tu descanso! ¡Sé parte de nuestra comunidad! 

Share on facebook
Share on twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *