fbpx

¿Alergias nocturnas? ¿Quieres saber cómo desaparecer los ácaros en la cama para siempre?

Dormir con las mascotas es un hábito que estrecha los vínculos (mascota-humano) y aporta relajación a muchas personas; sin embargo, hay unas “mascotitas” artrópodas que son perjudiciales para nuestra salud y que también descansan plácidamente en nuestro colchón, inclusive, con tus niños. Nos referimos a los ácaros en la cama, una señal rotunda de auxilio para tus sueños, pues estos diminutos invasores son capaces de apabullar vuestro descanso tantas veces como se reproducen. 

Los ácaros viven en casa y agentes como la humedad, el polvo, las escamas de nuestra piel, el pelo o el sudor son perfectos para su vida y proliferación. Además, ¿sabes que tienen en común con nosotros? ¡El amor por los lugares cómodos! Y, sobre todo, ¡por los colchones! 

Mientras más mullido y acolchado sea tu espacio para relajarte, mayor será su invasión. ¡Vaya que es una mala noticia! Aunque existe otra peor: los ácaros debajo del colchón son los principales culpables de las alergias, afecciones en la piel y de cuadros respiratorios moderados durante la noche. 

 

¡Estas son las temibles consecuencias de los ácaros en el colchón!

Los ácaros solo necesitan un poco de oscuridad, suciedad, 21 días para poner alrededor de 50 huevos y dos días para morir. Entonces, además de tener crías y heces, el colchón es su camposanto. 

Ahora bien, cabe destacar que no solo habita un par de criaturas, se estima que debajo de un colchón pueden haber, en promedio, 1.5 millones y estos, a su vez, deponen 40 millones de veces (al día), he aquí el peor foco de gérmenes y alérgenos. 

El problema de dichas colonias en textiles está en su excremento tóxico, que tiene serias repercusiones en nuestro sistema respiratorio y en la piel. De modo que, cuando el cuerpo está en permanente contacto con estos microscópicos animalitos, las noches son fatales. 

Deseo una cama antiácaros  

 

¿Cómo saber si hay ácaros en la cama? ¿Son visibles?

La verdad es que estos insectos son imperceptibles, basta con decir que miden de 0.2 a 0.5 milímetros, lo que supone que a simple vista no determinarás si hay ácaros en la cama o no. No obstante, es fácil detectar sus escondites y justo ahí es donde debemos apelar por métodos de desinfección. 

Asimismo, existen algunos síntomas que son indicadores claros de que están en tu colchón. Por lo que, si comienzas a notar que durante el periodo que pasas en tu habitación las alergias son más intensas, o, si por el contrario no eres alérgico, pero estornudas constantemente, tienes secreción nasal o congestión; comezón, irritación o inflamación en los ojos, presión en el pecho, tos o picor corporal excesivo es probable que tales criaturas estén disfrutando de su estancia. 

Los ácaros se anidan en espacios cerrados, donde la luz es escasa, preferiblemente donde no haya sol, en áreas húmedas y con una temperatura que ronde los 22°C. 

Aunado a ello, son inquilinos fieles a los textiles y materiales de fibra, así que los colchones, muebles, sofás, alfombras, peluches, cojines, cortinas y prendas de vestir son los mejores criaderos. ¡Calma! ¡Sí los podemos combatir y desaparecer para SIEMPRE de vuestro descaso!

 

¿Cómo limpiar el colchón de ácaros? ¡Ahuyenta los ácaros en la cama cuanto antes!

Por ser la cama la superficie en la que dormimos y con la que tenemos un contacto físico directo, lo más recomendable es evitar productos tóxicos para limpiar el colchón de ácaros. En este orden, los remedios naturales son bastante efectivos y pueden ayudarte a deshacerte de esta desagradable población. 

Una alternativa para contrarrestar a los ácaros es mezclar en un envase media taza de agua destilada, media taza de alcohol etílico y añadirle aceites esenciales (25 gotas, aproximadamente), podrías escoger de lavanda o limón, que son desinfectantes ecológicos. Rocía esta solución sobre los escondites de los ácaros (colchones, muebles, cojines) y espera que sequen para utilizarlos de nuevo. Este proceso puedes repetirlo cada dos meses para tenerlos a raya. 

Igualmente, puedes preparar otra fórmula 100% orgánica y antiséptica con anís (dos cucharadas), agua (250 mililitros), clavos de olor (10 gramos) y tres cucharadas de flores de lavanda. Junta todos los materiales en una olla y hiérvelos durante cinco minutos, espera que se enfríe, cuélalo y rocíalo con un spray, dos veces a la semana, sobre las sábanas, camas, edredones o cualquier lugar donde sospeches que estén anidados los ácaros.

 

¿Cómo eliminar ácaros en el colchón?

Unido a las mezclas caseras y tratamientos exclusivos para los tejidos, puedes incorporar algunas medidas que, no solo van a eliminar ácaros en el colchón, sino que mantendrá una atmósfera saludable para dormir. Te aconsejamos: 

– Retirar las sábanas (ponlas al sol, si puedes) y ventilar el dormitorio en cuanto te levantes de la cama, abre las ventanas y deja que el sol haga su trabajo. La luz natural y su calor emanado inhiben las posibilidades de vida de los artrópodos miniatura.  

– Semanalmente o cada 15 días, reemplaza la ropa de cama y lávalas en seco, a una temperatura de 60°C, en un ciclo de lavado de 10 minutos o más. El motivo es que los ácaros mueren en temperaturas superiores a 55°C. De la misma manera, podrías aplicar este programa de desinfección a los cojines, cojines, alfombras o peluches. 

– ¡A desempolvar la vivienda! Es necesario que, constantemente, limpies las mesas, la base de la cama, sillas, armarios y retires el polvo, pues donde hay polvo y suciedad, los ácaros se quedan.  

–  El colchón también puede disfrutar de un baño de sol. Esta propuesta es un poco más complicada, en especial para quienes no tienen terraza, pero si puedes poner tu colchón al sol por un par de horas, ¡hazlo! El sol es una fuente lumínica óptima para higienizar tus productos de descanso. 

– De preferencia, no uses fundas, más bien sustituye el colchón tradicional por una eco-cama con sistema hipoalergénico y antiácaros. Esta modificación en tu dormitorio te ayudará, además, a restituir la calidad del sueño. 

 ¡Quiero dormir lejos de los ácaros! 

 

¿Por qué no funciona la funda antiácaros en el colchón? 

Si bien es cierto, la funda antiácaros en el colchón es una de las alternativas recomendada con regularidad para paliar el problema “colonizador”. Su función, en sí, es crear una barrera entre los ácaros y nuestro cuerpo, aunque es insuficiente para mitigar completamente su reproducción, al igual que detener las alergias y síntomas ocasionados por su presencia.  

Según una publicación en la revista médica Annals of Allergy, Asthma and Immunology, las fundas de colchón reducen hasta el 20% la exposición a los ácaros, un porcentaje que no garantiza una eficacia significativa para minimizar las reacciones producidas en el cuerpo humano. 

En contraste al uso de fundas, surge un colchón antiácaros orgánico. Sus espumaciones, estructura anti-bacteriana y sistema de aireación continuo suspenden la aparición de dichos arácnidos y, por consiguiente, impide el sueño interrumpido por complicaciones respiratorias.  

 

Colchones antiácaros: refugios para dormir sin alergias.

Para levantarte de una terapia de descaso, libre de estornudos y comezón en la nariz, los colchones antiácaros de Lobide son “la consigna” más apropiada para provechar el tiempo de reposo. Dichas camas son ecológicas, hechas con materia prima natural, con tejidos hipoalergénicos.  

Lo que respecta a su núcleo, es compacto poniendo en marcha el sueño profundo, son adaptables a cualquier complexión, resistentes y, atractivamente, duraderos. Para añadirle más beneficios a tu salud, en Lobide le agregamos capas con propiedades absorbentes para eliminar la humedad, células abiertas que optimizan el paso de aire que circula en su interior y evitar la propagación de bacterias y ácaros. ¿Un poco más saludable? ¡Imposible hallarlo en el mercado común! 

En primer lugar, los colchones antiácaros deben ser higiénicos, con funciones antibacterianas, antifúngicas y con un mecanismo de protección permanente. Lo que significa es que, son superficies elaboradas para impedir la presencia de gérmenes, bacterias y ácaros. En definitiva, los colchones antiácaros de Lobide son una salvación a la calidad de tu descanso. 

 

Despertar sin cansancio, sin dolores musculares y sin alergias es el ideal cada vez que vamos a la cama. ¡Descubre cómo convertirlo en un hecho! ¡No te pierdas nuestros blogpost! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *