fbpx
los colchones viscoelásticos naturales son piezas de descanso profesional

¿Hora de renovar tu cama? ¡Conoce las diferencias entre los colchones viscoelásticos naturales y las camas tradicionales!

¿Despertar adolorido o sentirte renovado? ¿Moverte cada vez que tu acompañante gira o tener una absoluta independencia de lechos? La gran brecha entre los colchones viscoelásticos naturales y las camas de resortes comunes, además de ser muy explícita en sus características y ventajas medicinales, también se ha dejado entrever por el vertiginoso crecimiento de los seguidores del descanso PRO. 

Hoy, los sueños en camas convencionales están arrinconados por la comodidad y la adaptabilidad innegable que ofrece la viscoelástica, así como la recuperación de la vitalidad y su larga vida útil. Es mejor que no os contemos más y nos pongamos en los zapatos de quienes afirman “no cambiar por nada su descanso en un colchón viscoelástico ecológico”. ¡Conoce las razones que los llevaron a abandonar sus camas comunes y decantarse por esta espuma diseñada para ir a la luna! 

¿Por qué es mejor comprar colchones viscoelásticos naturales antes que camas comunes?

 

 

Camas de viscoelástica natural 

 

 

Colchones estándar 

 – La viscoelástica es un derivado del poliuretano, aunque en Lobide lo sustituimos por aceite de soja, por lo que sus cualidades naturales coadyuvan a un sueño reparador, además de ser respetuosos con el medioambiente. 

 

– La espuma viscoelástica se ha popularizado gracias a la sensación de descanso inmediato, pues son ideales para tratar dolores de espalda. Las camas con visco reducen la tensión en la zona lumbar y articular, mitigando las dolencias.  

 

– Recupera su forma original rápidamente, ya que la viscoelástica es un producto resiliente. 

 

– Se adaptan de inmediato a cualquier complexión y, dada su alta firmeza, soportan muy bien el peso. Adicional a esto, son una buena alternativa para parejas o personas con sobrepeso. 

 

– Las propiedades adaptativas de la viscoelástica también inhiben el rebote, lo que quiere decir que, cuando giramos en la cama, el cuerpo no dará saltos, sino que el colchón te acompañará en el giro.  

 – Son fabricados con compuestos alterados transgénicamente. En su estructura, contienen pegamento entre las capas, acero, blanqueadores, nylon y poliéster que, a la larga, tienen repercusiones en nuestra salud. 

 

– Las capas acolchadas de las camas comunes pierden su función aislante y, con el paso del tiempo, los resortes comienzan a sentirse. Su sistema no está diseñado para tratar problemas de salud específicos. 

 

– Se deforman con facilidad y van cediendo con el peso, creando una especie de agujeros en la cama. 

 

– No todos los cuerpos se amoldan a las camas estándar, porque su confección es para medidas y peso promedio. Por tal motivo, al exceder su capacidad, la cama pierde la forma y la calidad del sueño se reduce. 

 

– Al movernos en un colchón común, este empuja hacia arriba, contra nuestro cuerpo (como efecto de los resortes), haciendo que el movimiento sea más brusco y nos despertemos en cada giro. 

 ¿Camas de viscoelástica natural o colchones convencionales? ¡No lleves a casa el sueño común!

 

Hay otras variables que amplían el trecho entre ambos equipos de sueño que, si bien, siempre dependerán de los gustos y necesidades de cada persona. Por ejemplo, la viscoelástica es la opción más acertada para quienes se desploman ante las bondades de un colchón firme, atérmico y que, adicionalmente, pueda compartirse con un acompañante sin que vuestros movimientos interfieran en su reposo. Un hecho muy opuesto para quienes prefieren menos rigidez en su cama y más frescor. 

Otra diferencia es que, los colchones con espumación visco distribuyen equitativamente el peso, puesto que en las zonas donde reposa el mayor peso corporal, la adaptabilidad es alta, pero donde descansan las partes más livianas tienen una firmeza superior. Contrariamente, las unidades de descanso tradicionales, reparten el peso del cuerpo de manera uniforme, por lo que unas partes del colchón tienden a hundirse más que otras, promoviendo así la tensión muscular y articular, y por supuesto, concibiendo noches de sueño interrumpido. 

Colchones viscoelásticos naturales, un reencuentro con el descanso reparador.

 

Aunado a ello, los colchones viscoelásticos ecológicos de Lobide tienen puntos de liberación de tensión, diseñados para optimizar la circulación sanguínea. Asimismo, cuentan con perfilaciones a la altura de hombros y cadera, cuyo objetivo es otorgar un mejor soporte y mantener alineada la columna vertebral. 

Y, como guinda del pastel “visco”, la densidad, la resistencia y la naturalidad de su materia prima los hace más duraderos que una superficie estándar. ¡Ah! También son antibacterianos e hipoalergénicos. Al dormir en ellos puedes olvidarte de las alergias y de los ácaros, un verdadero dolor de cabeza para los que duermen en camas comunes.  

En definitiva, si llegó el momento de cambiar tu cama y no sabes cuál es su mejor sucesora, no mires atrás y evita caer en un colchón común que pierde sus beneficios rápidamente. Para dormir de tirón y aliviar el malestar de tu espalda, los colchones viscoelásticos naturales Lobide están confeccionados para sentir bienestar en un “abrir y cerrar de ojos”. 

Quiero ver la mejor cama viscoelástica 

 

Soñar despiertos está bien, pero soñar despiertos por insomnio es terrible. No des más vueltas en la cama ni recurras a tu móvil por “no poder dormir”. ¡Sigue nuestros contenidos y conoce cómo desaparecer las ojeras y las noches en vela! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *